viernes, 29 de agosto de 2008


Las peores cosas jamás se quedan en un rincón, buscan la luz de reflectores para alimentarse y necesitan enfundarse en el mejor traje.
Lo innecesario, se torna necesario y el ser ya no suda, transpira...
A las apuradas el ego saca a pasear su máscara y la muestra esquivando espejos, temeroso de sentirse descubierto.
Los desnudos son vestidos con inmediatez,siempre en nombre de las buenas costumbres.
Mientras por costumbre también, el reclamo muere en el intento, desaparece sin comprender, ni ser comprendido.
El bullicio azota irrespetuoso, mientras la pausa esta prohibida por ser una pérdida de tiempo.
La espontaneidad, la ocurrencia, la frescura, son borradas por nada.
Con urgencia el ser pide volver a lo simple, ahogado grita el sentimiento, que ante tanta atrocidad ya ni le alcanza la ironía para esconderse.
Desesperado llora, mientras el silencio busca respuestas, revive la palabra mágicamente, y la verdad ya jamás será callada...

4 comentarios:

Xochitl.. dijo...

Bueno que cosa mas hermosa escribiste !!
Me quedé impresionada, leyendo, pensando, viendo.. "Las peores cosas nunca se quedan en un rincóN" Y es tal cual, basta cualquier motivo de enojo o cualquer ofensa por mínima que sea para sacar lo peor que tenemos dentro, ese ser malvado que habita dentro y que solo espera un tantito para salir y reemplazarnos.

Sigo pensando...

Un abrazo

malena dijo...

Pero al final siempre hay una esperanza, por más leve que esta sea, debe haberla si no, estás muerto.
Uy, qué dramática que ando hoy!
Besitos.

Víctor Hugo dijo...

te leí detalladamente y encontré un dejo de desesperanza....
y bueno ... necesitamos volver a lo simple.. al ser...concreto .. puro...al amor..

saludos!
Víctor Hugo
El Hombre Imaginario

yermandeluxe dijo...

QUE TEXTO DURO PERO ESPERANZADOR CREO.
LA IMAGEN MUY SENSUAL.

BESOS Y SALUTES

YERMANDELUXE.

AVISO ESTOY MUY BIEN DE SALUD GRACIAS A LOS QUE SE PREOCUPARON