miércoles, 1 de octubre de 2008


Había una vez, un rey muy apuesto que estaba buscando esposa.

Por su palacio pasaron las mujeres más hermosas del reino y de lugares más lejanos, muchas le ofrecían además de su belleza y encantos muchas riquezas, pero ninguna lo dejaba satisfecho como para convertirla en su esposa.

Un día llegó una mendiga al palacio de este rey, y después de mucho luchar consiguió una audiencia con él.

"No tengo nada material que ofrecerte, solo puedo darte el gran amor que siento pot tí", le dijo al rey. "Si me permites, puedo hacer algo para demostrarte ese amor".

Esto despertó la curiosidad del rey, quien le pidió que le dijera que sería eso que podía hacer.

"Pasaré 100 días en tu balcón, sin comer, ni beber nada, expuesta a la lluvia, al sol, al frío de las noches, si puedo soportar esto, me convertirás en tu esposa".

Dicho esto, la mujer comenzo su sacrificio.

Empezaron a pasar los días, y la mujer valientemente soportaba las peores tempestades.

Muchas veces sentía que desfallecía del hambre y del frío, pero la alentaba imaginarse al lado de su gran amor.

De vez en cuando el rey asomaba la cara desde la comodidad de su habitación para verla y le hacía señales de aliento con su dedo pulgar.

Así fué pasando el tiempo, 20 días.... 50 días....la gente del reino estaba felíz pues pensaban "por fin tendremos reina".

....90 días.... y el rey continuaba asomando su cabeza de vez en cuando para verla.

"Esta mujer es increible!"... pensaba el rey para sí mismo, y volvia a darle aliento con señales.

Por fin llegó el día 99, y todo el pueblo se reunió en las afueras del palacio para ver el momento en que aquella mendiga, se convertiría en reina.

Fueron contando las horas.... a las 12 de la noche de ese día tendrían reina!...

La pobre mujer estaba muy desmejorada, había enflaquecido mucho y contraído algunas enfermedades. Entonces sucedió.

A las 23:00 del día 100, la mujer se rindió.... y decidió retirarse del palacio.

Dió una muy triste mirada al sorprendido rey, y sin decir media palabra, se marchó.

La gente estaba conmocionada!....

Nadie entendía como aquella valiente mujer se había rendido faltando solo 1 hora para ver sus sueños convertidos en realidad, y después de soportar tanto!...

Cuando la mujer llegó a su casa, su padre le pregunto: "Porqué te rendiste a tan solo instantes de ser reina?"

Y ante su asombro ella respondió: "Estuve 99 días y 23 horas en su balcón, soportando todo tipo de calamidades, y no fué capaz de liberarme de ese sacrificio. Me veía sufrir, padecer lo peor y solo me alentaba a continuar, sin mostrar piedad ante mi sufrimiento. Esperé todo ese tiempo un atisbo de bondad y consideración, que nunca llegaron. Entonces ahí entendí: una persona tan desconsiderada y ciega que solo piensa en sí misma,... no merece mi amor".


Moraleja:

Cuando ames a alguien y sientas que para mantener a esa persona a tu lado tienes que sufrir, sacrificar tu esencia, y hasta rogar, aunque te duela, retírate.

Y no tanto porque las cosas sean difíciles, sino porque quien no te haga sentir valorado, quien no sea capaz de dar lo mismo que tú, quien no pueda establecer el mismo compromiso, la misma entrega, simplemente: NO TE MERECE.

11 comentarios:

Xochitl.. dijo...

Ayy ya lo había leido hace muchos años pero no deja de emocionarme !! me hizo llorar otra vez, me encanta , es tan cierto, tan sublime, tan conmovedor..
Una persona que te hace sufrir y sufris definitivamnte no merece tu amor.

Besitos reyna !!

Camba Cate dijo...

Buenos días estimada KALISTA.

Hallo muy interesante el aval de parte de la gente del reino ("quienes se hallaban felices pues pensaban

-por fin tendremos reina-").

Gracias por cada una, de las muchas, expresiones de amistad volcadas en Linda Chispa.

..:: Yoha ::.. dijo...

Hola kali !!!
q lindo no lo habia leido antes es hermoso, q enseñanza no??
que dificil es darse por vencido pero mas dificil es darte cuenta que esa persona no es para vos, q solo piensa en ella y te hace sufrir cuando una tiene una venda en sus ojos, me ha pasado y varias lagrimas han caido pro gracias a dios ya lo supere....
espero q estes bien besotes.....muaaaaa.....

Roberto Esmoris Lara dijo...

Yo jamás te haría eso, Kali...a lo sumo desafiaría a todas las mujeres que vengan a mi reino a que compitan con mi co-ordoba al mejor mate con peperina y tortasfritas (así, todo junto)
Un beso, Kali...gracias por todos los textos que subís a tus blogs y por tus visitas que tanto espero siempre.
REL

»-(¯`v´¯)-»Ceci»-(¯`v´¯)-» dijo...

Hola Kalista! Me mató la historia! Me encantó!!! Cuanta realidad que tiene... Como cuesta asumir cuando la persona que amas te hace daño y no te merece... Porque en el amor lo que decide es el corazón no la razón...

Un abrazo!!!! Hasta la próxima! ;-)

Catalina Zentner dijo...

Un texto para pensar, ¡tantas veces el egoísmo nos ciega sin que nos demos cuenta! Y perdemos algo valioso por no haberlo cuidado como se merecía.

Abrazos y felicitaciones por esta entrada.

lucia v. dijo...

Hola!KALI!!! muy buena...ya la habia leido,quien te ama realmente, no te hace sufrir.
kali te agradesco que trajeras mi enlaze a tu blog.pero no es un dibujito!!!!es mi foto!!tan mal estoy????????un abrazo linda.


lucia.

malena dijo...

Ay, sí que duele! Lo sé por experiencia, pero es lo que hay que hacer, sin duda.
Un besito.

PIER BIONNIVELLS dijo...

Hola.
Nunca habia leido esta historia..
Y francamente debo decirte que me gustado mucho..
Hermosa reflexión.. que estes bien. abrazos.

amor en libertad dijo...

misericordia quiero y no sacrificio

un beso

LUX AETERNA dijo...

Kalista, me gustó mucho tu cuento, es muy lindo y es cierto, lástima que a veces uno por ese amor es capáz de renunciar a muchas cosas y hasta a sentirse por momentos estúpido, el tema es que cuando uno está enamorado hay veces que no puede razonar. Los árabes dicen a modo de maldición: "Ojalá que te enamores", y es sierto muchas veces es casi una maldición.