lunes, 8 de febrero de 2010

A la niña que fuì...


Mientras apagaba las luces, las que ella siempre se olvida apagar, luces que aún necesita para poder dormirse mi niña, sentí un ruido corto, seco que venía de su habitación.
Entré y la vi, había clavado sus frágiles rodillas en el piso con sus pocas fuerzas y su enorme fè.
No me vio, nunca me ve, ella ve lo que puede o quiere, creo, tampoco le pregunté,solo siento su murmurar.
Ese hilo de voz inconfundible, pidiéndole a Dios que sus pequeños sueños se hagan realidad, muy despacito me arrime a ella y le dije... Dile, dile cuales son tus sueños...
Indiferente a mi voz, siguiò pidiendo...Sàcame de la prisión de mi cuerpo dèjame volar mi alma y sana mis ojos para poder disfrutar el vuelo. Sueño con el vuelo Señor, pero con mis alas rotas no podre lograrlo, ellas no me lo permiten.
Lava mis heridas, amansa mis tormentos dame más luz, y fuerza para sostenerme ante lo que me falta ver y vivir aún. Quiebra mi miedo, has que mi aire entre generosamente a mis pulmones no en cuotas mínimas, sàname para lo que vendrà despues, lo màs dificil.
Permiteme ver la ternura, el amor, la piedad que aun tengo para dar y no puedo, porque no se como se hace.
Nunca me moví de su lado, solo observaba su ruego casi sùplica...
Siempre cuidándola, para que no se hiciera daño, más daño que el que ya soportó.
Se pudo de pié y recostó su frágil cuerpo en su cama con la mirada fija inexpresiva, como una puñalada de ternura, como un arma letal y silenciosa.
Se quedo muy quieta, abrí despacio las ventanas para que el aire de la noche la visitara y la luz de la luna acompañara su descanso.
Me arrimé, bese su frente, y en un susurro despacito, le pedí a mi niña, a esa niña que una vez fuì...que me perdonara por tanto dolor, por tanta herida, por no haber podido defender mejor su cuerpo, su inocencia y sus sueños.
Salí muy despacio de su habitación, la mirè y supe, que sobrevivrìa, que su fè era su columna vertebral, su mente, una fortaleza sus sueños un puñadito de ilusiones desarmadas, y su cuerpito pequeño un envoltorio lapidado.
Ella podrá, se podrá de pié, es la niña más fuerte que conocí.
Perdón, mil perdones a ella, por no haberle cumplido sus sueños, por no haberla protegido un poco más...mi chiquita, mi lágrima constante, y tus pasitos solitarios, de la mano de nadie.
Perdón desde el alma, desde mi adultez a esa niña que fuì.

13 comentarios:

LIFE Graciela Bacigalupe dijo...

Niña ...gracias por empujarla a escribir..hace unos meses esperaba leerla.Gracias a las dos que me permitieron llegar acá... a este blog a beber agua pura y cristalina de un manantial de letras...que una rubia que no es distraida escribe. Se las extrañaba...y si me permiten, me uno a la plegaria con mi niña...Dios..danos fuerza y te agradecemos profundamente que nos brindes este lugar donde expresar la riqueza que has depositado en nuestra alma.Un abrazo desde el alma para la niña y Mujer que esciben este blog!

Alhami dijo...

.


,,,un texto de una gran belleza, lleno de inocencia , de pureza y sobre todo por su intenso sentimentalismo... ke hermoso recordar y sacar a flote el niño o niña dormido ke llevamos dentro...

Admirable, me has hecho pensar en aquellos días divinos de mi infancia

Un fuerte abrazo... cuídate siempre, si?... porfis

.

Lulu... dijo...

Eres noble y hermosa... No fallaste, al contrario le diste todo lo que se tiene que vivir para llegar hasta donde tu estás.... Has llorado?
Tal vez si y mucho, pero dime valió la pena vivir?
Sé que me dirás que sí, Dios nunca se equivoca.
Besos nostalgicos.

Te extraño!!

Gabiprog dijo...

¿Qué es el futuro sin los sueños? Herramienta de lucha, abrazo de la esperanza.
Hermoso texto.


Un abrazo.

Tita Fernandez dijo...

La niña.., aquella que a veces acallamos!
Gracias por poner en palabras sus deseos y sentires, que dejaste fluir tan bella fresca y sin corrección alguna.
Bellísimo escrito. Me identifiqué con él.
Muchas gracias y un abrazo desde el alma.
Tita

La Gata Coqueta dijo...

Esa niña que fuiste aún sigue en ti...con un corazón aun más crecido.

En la ternura que depositas en estas hermosas palabras dejando una versión de tus sentimientos en el momento y circunstancias que pasan antes los ojos de una inocencia llena de candor.

A veces el camino es largo y tortuoso, pero en otros instantes es tan fuerte la fe que todo lo hace bello y hermoso dejando salir a la luz la riquezas que nos depara la vida, y por lo tanto todo es un aprendizaje hasta llegar al final del camino...

Te deseo disfrutes de un día esplendido.

Un abrazo y un beso acariciando la llegada de la primavera.

Nos vemos

Marí

serpai dijo...

A VECES, LO QUE ALGUNA VEZ FUIMOS HABLA MAS FUERTE QUE LO QUE HOY SOMOS...!! PORQUE EN ESE MOMENT NO HABIA LIMITES...NO DISTANCIAS Y NO TECHO...!! TODO ERA POSIBLE...PERO EL TIEMPO PASA Y LAS URGENCIAS NO LLEGAN A CONCRETAR LO QUE REQUIERE TIEMPO Y ENTONCES ABANDONAMOS...!!
TE DESEO HOY QUE SEAS UNA VEZ MAS ESA NIÑA.....!!

SERGIO

Aldhanax Swan dijo...

Que texto tan bello, sensible, precioso, humano.
Gracias por escribir algo tan bonito y compartirlo.
Besitos.

Selma dijo...

Hola amigueta como va la vida? Che como te gusta Sandro que buenas imagenes tenés la verdad me gustaba mucho y la canción que esta en el video me mata che cuando puedas pasate por mi lugarcito y contame algito. Besotes de aquellos y tu blog siempre p r e c i o s o!!!!

SELMA dijo...

Muchas gracias por tus dulces palabras y para mi también es un placer visitarte y leerte. Estamos en contacto chaucha y palitos.

Juan dijo...

Kalista

Qué hermosas palabras, qué sentimientos y emociones tan extraordinarios.
La vida está llena de dificultades, de dolor, de pena, pero también de alegría, ilusión y fe. Nuestro corazón necesita de todo esto para caminar por el mundo cada vez con energías renovadas que nos ayuden a seguir con vitalidad en nuestro camino.

Un fuerte abrazo.

Juan Antonio

El Drac dijo...

Y cuánto dolor deberás tener en el alma para que escribas con tanto dolor sublimado, a veces las personas tienen dentro suyo un niño que nunca creció que se quedó temeroso y muy pequeñodentro de nuestro corazón minetras nos hacíamos fuertes y grandes; sólo externamente, porque por dentro somos muy frágiles. Un gran abrazo

elycosmetica dijo...

Esa niña que fuiste... con todo lo que fuiste y aprendiste...
es la mujer que ahora escribe y siente escribir, volar escribiendo...

Un beso grande...
Eliana